Hermanos: Si Dios está con nosotros, quién estará contra nosotros? Él que entregó a su propio Hijo por todos nosotros y no lo lamentó, ¿cómo no estará dispuesto a darnos todo, junto con su Hijo?

Quien se presentará por acusar a los elegidos de Dios? Es Dios quien los declara inocentes. ¿Quién se atreverá a condenarlos? Jesucristo, que murió, más aún, el que resucitó, es el que está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros.

¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo, que tanto nos ama? ¿Los contratiempos, el miedo, las persecuciones, el hambre o la desnudez, los peligros, la muerte sangrienta? Pero de todo esto salimos fácilmente vencedores con la ayuda de aquel que nos ama.

Estoy seguro que ni la muerte ni la vida, ni ángeles u otros poderes, ni nada del mundo presente o del futuro, ni los ejércitos del cielo o de las profundidades, ni nada de la criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor, ha demostrado como nos ama.

Palabra de Dios.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies