Hermanos, el cuerpo no es para fornicar, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros con su poder.

¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? El que se une al Señor forma con él un solo espíritu. Huid de la fornicación. Los otros pecados que el hombre comete son exteriores a su cuerpo, pero el fornicador peca contra su propio cuerpo. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son el santuario del Espíritu Santo que habéis recibido de Dios y que reside en vosotros? ¿No sabéis que no sois vuestros? Dios os ha adquirido a un precio muy alto: la grandeza-en su cuerpo.

Palabra de Dios.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies