En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo:

«Padre santo, no ruego sólo por ellos, sino también por los que creerán en mí gracias a su palabra. Que todos sean uno Que estén en nosotros, Padre, como tú estás en mí y yo en ti. Así el mundo creerá que tú me has enviado.

«La gloria que tú me has dado, yo también lo he dado a ellos para que sean uno como nosotros somos uno Que yo esté en ellos y tú en mí, que sean plenamente uno. Así el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado como me has amado a mí.

[ «Padre, tú me has dado, quiero que estén conmigo donde yo estoy, y vean mi gloria, la que me habéis dado por haberme amado ya antes de crear el mundo.» Padre bueno, el mundo no te ha conocido, pero yo os he conocido, y ellos han conocido que tú me has enviado. Yo les he dado a conocer su nombre y se lo daré a conocer más aún, porque el amor con que me has amado esté en ellos, así como esté yo.] »

Palabra del Señor.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies