En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

«No entrará en el reino de los cielos todo el que me dice:» Señor, Señor «; entrarán sólo los que cumplen la voluntad de mi Padre del cielo.

»Por ello todo aquel que escucha estas palabras mías y las pone como un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca. Cuando vienen las lluvias, crece la riada los vientos y descargaron contra la casa, pero no se cayó, porque estaba cimentada sobre la roca.

»Pero todo el que, tras escuchar estas palabras mías y no las cumple, es como un hombre necio que edificó su casa sobre la arena. Cuando vinieron las lluvias, creció la riada y el viento se lanzó contra la casa, la casa se derrumbó y no quedó ni rastro »

Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la gente quedó sorprendida de su manera de enseñar, porque no lo hacía como los escribas, sino con autoridad.

Palabra del Señor.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies