Cuando el Papa Francisco habló ante el Congreso de Estados Unidos, en 2015, citó a algunos personajes que han inspirado a la humanidad, y uno de ellos fue Thomas Merton, un americano que fue periodista, escritor y artista antes de ser converso y de ingresar como monje trapense en una abadía de Kentucky. Entre sus más de setenta libros destaca su autobiografía La montaña de los siete círculos, en la que cuenta cómo influyó en su vida el diálogo con un amigo.

Merton paseaba con Lax por la Sexta Avenida de Nueva York. Su amigo le preguntó a bocajarro: «¿Qué esperas ser tú algún día?» Contestó que aspiraba a triunfar como escritor y ser profesor, y añadió: «Y tratar de ser un buen católico.» Lax le sorprendió diciendo: «Deberías decir: quiero ser santo.»

Recojo la anécdota americana en esta reflexión que dedico a la vida consagrada. La santidad es la decisión que ha marcado la vida de las personas consagradas a Dios por entero. No la tomaron cómo un valiente acto de voluntad, sino como un acto de entrega; no fue un audaz salto hacia adelante, sino un dejarse atrapar por Dios y decirle: «Desde hoy, ayúdame a hacer siempre tu voluntad.»

A la sociedad de nuestro tiempo, más aún que a la de otras épocas, le resulta difícil comprender esta entrega. Desde pequeños estamos educados en lograr objetivos y manejarnos en medio de la competencia, pero no tanto en la reflexión y en el silencio que permita plantearnos cuestiones de fondo, las preguntas que siempre se ha hecho la humanidad: ¿Por qué estoy aquí?, ¿cuál es la razón de mi vida?

Los religiosos y personas consagradas no aborrecen el mundo, no se distancian de las personas, sino que las llevan en su corazón, en su oración constante ante Dios. No se creen seres privilegiados, ni son rarezas sociológicas, sino personas que aman y que con su actitud contemplativa apelan a los valores fundamentales y llenan de esperanza el mundo.

Mi gratitud hacia ellas porque, desde su discreto vivir, son el alma de nuestra archidiócesis.

 

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies