28 novembre 2020

Lectures: 1Co 3,9-13.16-17; Mt 14,22-33

Con mucho gozo, este año celebramos el cincuentenario de esta parroquia de San Salvador. Ya vine el pasado mes de septiembre en unas circunstancias especia/es. Y hoy, volvemos a encontrarnos para poder celebrar, a pesar de la pandemia que estamos sufriendo, la conclusión de este cincuentenario. De una forma sencilla se erigió hace cincuenta años esta parroquia, para acoger principalmente a los cristianos que habían llegada de otras tierras de España, fruto de la emigración de aquellos años. Ha sido una parroquia y un barrio de acogida, puesto que también en los últimos decenios ha acogido emigrantes provenientes de otras tierras mas lejanas. Nos encontramos aquí gentes de procedencias diversas, pero todos unidos en una misma fe y una misma esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Los fundamentos de la Iglesia y de cualquier comunidad cristiana, como lo es esta parroquia dedicada a San Salvador, no pueden ser otros que Jesucristo como nos decía hoy la primera lectura sacada de la Carta de Pablo a los Corintios. Sobre este fundamento, añadía, se puede construir de muchas formas: con oro, con plata, con piedra preciosas, o bien, con madera, con hierba seca o con paja. Lo importante es analizar como va/e la obra de cada uno de nosotros.

Molt estimats i estimades. Vivim moments d’incertesa a causa de la pandèmia que, de moment, no s’acaba. Pels pèls ens hem pogut reunir per aquesta celebració festiva. Atenent-nos a la situació de la pandèmia, cada setmana hem de revisar o renovar protocols d’actuació. I això, ja sabeu que no és fàcil. Ja fa mesos que vivim aquesta situació estranya i ens estem acostumant a fer coses que no havíem fet mai. Ha estat un canvi profund, és igual pobles que ciutats; i la forma de viure, de treballar, de moure’ns o fins i tot el nostre comportament social s’ha vist modificat per tot el que envolta la pandèmia que ha provocat el Covid-19. Avui, ja ho sabeu, no estem, ni de molt, millor que fa 8 mesos. Anem millorant a poc a poc d’aquesta segona onada i les autoritats sanitàries ens diuen que cal treballar fort perquè la situació reverteixi perquè a la que ens descuidem, empitjora…

Quin resum en podríem fer de tota aquesta situació? Doncs que ens pensàvem que l’ésser humà era l’amo i senyor de tot i podia fer el que volgués… i resulta que som fràgils i tenim limitacions. La crisi sanitària, l’angoixa d’una crisi social, la gran crisi laboral i les penúries econòmiques de molta gent ens està mostrant aquestes limitacions. Tots tenim algú a la família o conegut que ho passa malament.

I com en sortirem d’això? Amb la vacuna, que cada cop sembla més segur que arribarà en uns mesos però que costarà que sigui distribuïda per tot el món. A més es van descobrint medicaments que ajuden a inactivar el virus. És a dir, ens en sortirem… Però us proposo que anem més enllà. Us pregunto: Amb això, amb la vacuna n’hi haurà prou?

Sabeu perquè us ho pregunto? Perquè molta gent té la sensació, potser fins i tot vosaltres, que es necessita que el món canviï. El ritme de creixement de l’espècie humana ens afecta negativament a nosaltres i al planeta. La pandèmia, però també la pobresa, les desigualtats, les violències, els abusos o la corrupció social i econòmica ens afecten a tots. ¿No heu pensat a vegades que el que fa l’ésser humà ha acabat sent incompatible amb el benestar comú i la cura del planeta (de la nostra casa comuna, com diu el Papa Francesc). La situació actual interpel·la la nostra consciència per assenyalar que l’afany d’acumulació i progrés fet en detriment de la vida del planeta, ens ha distret el cor, ha impedit valorar la importància de les coses de cada dia i posar la dignitat de la persona en el seu lloc preeminent.

El Papa Francesc, en una carta que va escriure fa dos mesos i que va titular Fratelli tutti (Germans tots), ens va dir que ell també creu que es necessita que el món faci un gir cap a la fraternitat, cap a la caritat, cap a la concòrdia, cap a l’entesa. El papa proposa un món nou en harmonia universal amb bona gent que faci agradable la  vida.

En nuestro mundo hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos jueces y capaces de todo. Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa. No nos hemos detenido ante las llamadas del Señor, no nos hemos despertada ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grifo de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuada imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo. Ahora, mientras estamos en mares agitados, nos pasa como los discípulos en el Evangelio de hoy, que empezamos a ver fantasmas. Y nos hace falta que Jesús nos vuelva a decir: «Coraje. Soy yo. No tengáis miedo». Es la llamada de estos días finales del año litúrgica y del inicio del tiempo de Adviento, cuando se nos pide estar atentos y vigilantes. Y, junto al papa Francisco en aquella vigilia de oración de finales de marzo, allí en la plaza de San Pedro, podemos decir:

Señor Jesús nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás. Y podemos mirar a tantos compañeros de viaje que son ejemplares, pues, ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida. Es la fuerza operante del Espíritu derramada y plasmada en valientes y generosas entregas. Es la vida del Espíritu capaz de rescatar, valorar y mostrar cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes  —corrientemente  olvidadas—  que  no  aparecen  en  portadas  de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pera, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia[…]. ¿Cuanta gente cada día demuestra paciencia e infunde esperanza, encargándose de no sembrar panico sino corresponsabilidad.?

El papa pensa en la generositat i entrega de tantes persones que, en aquests mesos de pandèmia s’han donat a mans plenes. I nosaltres també, avui, podem pensar en tantes persones que al llarg d’aquests cinquanta anys de vida d’aquesta parròquia de Sant Salvador han entregat la seva vida per fer obra d’Església i de barri, donant i donant-se altruísticament i generosament. Podem pensar en els mossens que hi han passat, que han donat el millor d’ells mateixos en els seus anys joves. Podem pensar en els qui van col· laborar en la construcció de l’edifici, sobretot en els primers moments: gent senzilla i humil, però extremadament generosa. Podem pensar en tots els catequistes, els responsables de la litúrgia, els responsables de Càritas i de l’economia, en aquelles persones que, d’una forma gairebé anònima, han tingut cura de la neteja i de l’ornamentació de l’Església, en totes aquelles que potser, sense tenir cap càrrec específic, van procurar que la parròquia anés endavant.

Para que una parroquia tenga vida, además del edificio material, de lo que se precisa es que tenga también indispensablemente piedras vivas. Y estas piedras vivas sois las familias y las personas creyentes que a lo largo de estos cincuenta años habéis conformado la vida parroquial y sus múltiples actividades, siempre centradas en el Evangelio de Jesús, que debe ser nuestra única norma y nuestra única ley.

Felicito de corazón a todos aquellos que aquí en el barrio, acompañados por los sacerdotes que a lo largo de este tiempo han pasado por la parroquia, habéis sido signo del Evangelio de Jesús por medio de la vida de esta parroquia.

Pero debemos seguir adelante. La celebración de hoy debe ayudarnos a comprometernos en la vida de la parroquia para que ésta sea expresión de la auténtica vida, que es Jesús. Precisamente, hoy Jesús en el Evangelio nos ha dicho: «Coraje, Soy yo. No tengáis miedo». Y Pedro, cuando se hundía, pide al Señor: «Señor, sálvame». El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. No somos autosuficientes; solos nos hundimos. Necesitamos al Señor como los antiguos marineros las estrellas. Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida. Hagamos de puente para que muchos puedan regresar a la parroquia y, encontrando a Jesús, encuentren la vida y la salvación. Y, al Señor, entreguémosle nuestros temores, para que los venza. Al igual que los discípulos, experimentaremos que, con Él a bordo, no se naufraga. Porque esta es la fuerza de Dios: convertir en algo bueno todo lo que nos sucede, inclusa lo malo. Él trae serenidad en nuestras tormentas, porque con Dios la vida nunca muere.

Que el Senyor us beneeixi a totes i a tots. Que beneeixi els treballs i l’activitat pastoral d’aquesta parròquia. I que pugueu esdevenir testimonis de fe i d’esperança enmig d’aquest nostre món tan canviant, enmig de la vida i de les activitats d’aquest barri. Que la Mare de Déu intercedeixi per tots vosaltres i us aculli en el seu mantell de fe, de pau i de serenor. Així sia.

Descarrega document

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies