El Arzobispado ha procedido, este martes, día 30 de marzo, al cierre al culto de la iglesia parroquial de Santa María de Guimerà, en el arciprestazgo de Urgell-Garrigues, como medida de emergencia inmediata para garantizar la seguridad de las personas que asisten a las celebraciones litúrgicas.

El edificio sufre problemas estructurales desde hace años, y está siendo objeto de un estudio exhaustivo para determinar su origen. El pasado fin de semana se detectó que las dovelas del arco de la portada de la iglesia se habían movido ligeramente y habían perdido su geometría original. Este hecho ha obligado a tomar medidas de emergencia inmediatas para preservar, de forma provisional, la integridad del conjunto monumental.

Dada la importancia del conjunto, una vez se haya determinado el origen de las patologías, se valorarán técnicamente las intervenciones imprescindibles y necesarias para detener el proceso de degradación del conjunto. Mientras no ofrezca mejores garantías de seguridad del edificio permanecerá cerrado y las celebraciones se harán en un lugar alternativo que la misma parroquia establecerá de acuerdo con las posibilidades de que disponga.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies