Este pasado domingo día 22 de marzo, IV de Cuaresma, el arzobispo Joan Planellas presidió la celebración de la eucaristía, a puerta cerrada, en la capilla de Santa Tecla de la Catedral. La misa, concelebrada por el vicario general de la archidiócesis, Mn. Joaquim Fortuny, fue retransmitida a través de la web del arzobispado y su página de Facebook, así como por la página del arciprestazgo de Tarragona de esta red social.

En la homilía, el arzobispo Joan expresó que «el camino del creyente, el camino cristiano tiene muchos rincones de oscuridad y muy a menudo tenemos que seguir a tientas porque nuestra mirada no da para más. […] Quizás en estos días de incertidumbre, de preocupación y de angustia, ante la grave crisis que padecemos, nuestra mirada ha sido meramente parcial. Quizás tan sólo hemos mirado para nuestros intereses. ¿Hasta qué punto hemos pensado en los demás, sobre todo en los más enfermos, los pobres, los sin techo? ¿Hemos pensado y rezado realmente por el personal sanitario y de servicios múltiples que estos días se está dedicando a los otros hasta el agotamiento? ¿Nos hemos planteado realmente que el hecho de estar recluidos en casa era para todos una llamada a vivir más sobriamente, una llamada a la austeridad?

«[…] En estos momentos especialmente duros», afirmó, «la Iglesia Católica quiere ofrecer oración y esperanza, con sus recursos en favor de los afectados, así como hacer sensible la presencia del Señor que salva y acompaña su pueblo, y anima a todos los cristianos a perseverar en la oración de súplica para que pronto se supere este terrible susto. Piense que la reclusión en casa puede ser un buen momento para el recogimiento y por la oración. Recordároslo unos a otros. Es también un tiempo ideal para la lectura de la Palabra de Dios. Tratemos de encontrar tiempo para la lectura atenta y rogada los pasajes bíblicos que la Iglesia nos ofrece en la liturgia estos días de Cuaresma».

También dirigió unas palabras a los sacerdotes y las laicas con misión pastoral. «Los subsidios litúrgicos, catequéticos, pastorales y de oración en familia que se han dado son más que suficientes. Tratar al pueblo santo de Dios como un pueblo adulto en Cristo y en la fe. Piense que no dependen meramente del clero para poder rezar en casa».

Mons. Planellas concluyó la homilía pidiendo la intercesión de Santa Tecla, virgen y mártir, en estos momentos de tribulación además de recitar la oración que el Papa Francisco ha recomendado rezar desde el inicio de esta epidemia.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies