En la solemnidad del Corpus Christi, el pasado domingo día 23 de junio Solivella, en la Conca de Barberà, celebró la clausura del 275è aniversario de la fiesta del voto de pueblo en honor al Sagrado Corazón de Jesús. Esta celebración extraordinaria, iniciada el pasado día 10 de junio de 2018 con la ratificación del privilegio episcopal concedido antiguamente, se ha prolongado a lo largo del año con diversas actividades impulsadas por la parroquia entre las que ha habido la celebración eucarística de cada viernes de mes seguida de varias conferencias que han permitido profundizar en la espiritualidad del Sagrado Corazón.

La celebración contó con la presencia del arzobispo Joan Planellas, el cual antes de dirigirse a la iglesia parroquial, firmó en el libro de honor del Ayuntamiento de la villa.

Una vez en la iglesia, y antes de iniciarse la celebración de la eucaristía, tuvieron lugar varios parlamentos, por parte del Consistorio, del Consejo pastoral parroquial y del rector de la Parroquia, Mn. Pere Fibla, que resumieron los actos que se han llevado a cabo durante el año al tiempo que agradecieron la colaboración de todas las instituciones, colectivos y particulares que han formado parte y sin los cuales no hubiera sido posible la celebración.

En este acto de clausura también se inauguró y bendijo el mural de pintura al fresco ubicado en la capilla del Sagrado Corazón de este mismo templo parroquial, obra de Josep Minguell Cardenyes. Un valor cultural y patrimonial que se convertirá en un testimonio perdurable de esta efeméride y del sentimiento religioso del pueblo. En la pintura el autor ha reflejado el paisaje que rodea Solivella focalizado por la sierra y el Santuario del Tallat. En el muro frontal se muestra el pueblo luminoso en el día de la fiesta votada, los cirios luminosos que simbolizan la fe; y el vino y el pan, elementos eucarísticos que simbolizan la caridad. En el muro izquierdo figuran las obras de misericordia espirituales y corporales representadas a través de unas manos mientras que el muro derecho se lee la propia fiesta, en la confección de las alfombras y enramadas, además de una fuente que remite a el agua que brota del Sagrado Corazón.

«Un sentimiento de reencuentro, de fe y de esperanza»

En la homilía, el Sr. Arzobispo quiso recordar el inicio de la tradición popular que atribuye el voto de pueblo a la intercesión del Sagrado Corazón de Jesús. «La historia nos señala como hubo fuertes mortandades los años 1738-1739 y el 1745. De ahí que se comenzara a celebrar anualmente una fiesta dedicada al Sagrado Corazón, la intercesión de la que pedían para liberarse de la epidemia, que se celebraría cada día 9 de septiembre, con las funciones religiosas y litúrgicas similares a las de Corpus», explicó. También expresó, en esta primera ocasión que visitaba el pueblo, las siguientes palabras: «Queridos solivellencs, me he dado cuenta de que la fiesta del Sagrado Corazón es para vosotros mucho más que una fiesta patronal. Se trata de un sentimiento de reencuentro, de fe y de esperanza. Un sentimiento manifestado a la perfección en los mismos Gozos: «Tus hijos del pueblo ausentes / han sentido también la llamada / y afluyen como torrentes / en el esplendor de este día».

Al finalizar la celebración se inició la procesión con el Santísimo Sacramento por las calles del pueblo.

Galeria fotográfica»

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies