El seminarista Robert Otaba Mumbal recibió este domingo día 12 de mayo, la orden del diaconado de manos de Mons. Jaume Pujol, administrador apostólico de la archidiócesis, en la iglesia parroquial de San Esteban protomártir de Vila-seca.

A la celebración, que contó con numerosos compañeros seminaristas, amigos y fieles de la parroquia, asistió el vicario general de la archidiócesis, Mn. Joaquim Fortuny; el rector del Seminario Pontificio de Tarragona, Mn. Jaume Gené; el rector de la Parroquia y arcipreste, Mn. Jordi Vila, que dirigió unas palabras de despedida al Sr. Arzobispo en nombre de la comunidad parroquial, y el rector del Seminario Mayor Interdiocesano, Mn. Javier Vilanova; entre otros sacerdotes y diáconos. La Coral Nova Unió de Vilaseca sostuvo los cantos de la celebración.

La ordenación se proceder en el IV Domingo de Pascua, el domingo del Buen Pastor, día en que se celebró la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y las Vocaciones nativas. El Sr. Arzobispo, en la homilía, agradeció al candidato su confianza y generosidad. «Robert, desde muy joven sentiste la llamada del Señor a seguirle dejando tu país y tu casa. Gracias por tu generosidad y tu entrega en esta archidiócesis, tan necesitada de sacerdotes. Te lo agradezco de corazón y quisiera que te sintieras siempre muy acogido».

Como es propio de este rito el nuevo diácono manifestó su voluntad de aceptar el ministerio y prometió obediencia al Sr. Arzobispo y a sus sucesores, se postró en el suelo en una doble actitud de humildad y de adoración cantando las letanías de los santos, fue revestido por Mn. Jordi Vila, rector de la Parroquia, y Mn. Norbert Miracle, ex rector del Seminario Mayor Interdiocesano, con la estola en forma diaconal y la dalmática. Seguidamente se le entregaron los Evangelios y con el beso de la paz, el Sr. Arzobispo lo acogió como colaborador suyo, gesto que realizó también con el resto de diáconos allí presentes.

Antes de cerrar la celebración el nuevo ordenado dirigió unas palabras de acción de gracias en primer lugar a Dios por la vocación recibida; los familiares presentes en la celebración y en especial a sus padres que se encontraban en Kinshasa (República Democrática del Congo) y también a la Congregación misionera del Sagrado Corazón, donde durante siete años compartió su carisma como religioso. Mn. Otaba agradeció la acogida de Mn. Rafael Serra al llegar a la archidiócesis, los consejos y las recomendaciones del equipo de formadores del Seminario Mayor Interdiocesano que le ha acompañado a lo largo de estos años de formación y el acompañamiento espiritual del P. Enric Puig. Los sacerdotes de la archidiócesis, en especial los de Vila-seca y Salou con quien ha compartido su trabajo pastoral; los seminaristas, los feligreses de Vila-seca y los jóvenes de la Hospitalidad diocesana de la Virgen de Lourdes también fueron mencionados por el nuevo diácono.

Sus últimas palabras fueron dirigidas a Mons. Jaume Pujol. «Este día se ha hecho realidad gracias a Dios y usted, Sr. Arzobispo. Doy gracias por este último año en que la he acompañado durante los fines de semana. En este tiempo me ha enseñado que la humildad es la puerta de entrada a la gracia divina».

Mn. Robert Otaba cerró el emotivo parlamento entonando un canto a la Virgen en su lengua materna y acompañado de sus familiares.

Galeria fotográfica »

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies