Desde este pasado domingo, día 13 de enero, fiesta del Bautismo del Señor, la parroquia de Santa Catalina de Arcos, el Baix Camp, cuenta con una sacristía renovada gracias a las reformas realizadas desde principios del pasado mes de diciembre.

Las obras, con el objetivo de recuperar la fisonomía barroca original, han consistido en cambiar el suelo, la instalación eléctrica, la pila ornamental y parte del mobiliario, además de pintar los capiteles, entre otras intervenciones.

El coste total ha ascendido a 14.000 euros, y ha sido posible gracias a una subvención de la Diputación de Tarragona, al fondo de la Parroquia, los donativos de particulares y la recaudación obtenida a partir de la venta de tabletas de chocolate.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies