Una quincena de jóvenes de entre 14 y 17 años procedentes de toda Cataluña iniciaron el día 19 de julio un campo de trabajo en el refugio de la Guerra Civil que se encuentra en el subsuelo de las dependencias del Museo Bíblico Tarraconense. Durante los primeros días también contaron con el testimonio personal de la Sra. Assumpció Vallhonrat, madre del alcalde de Tarragona, que de pequeña fue usuaria de este refugio.

Este campo de trabajo, coorganizado por la Dirección General de Juventud de la Generalitat, la Fundación Santa María de Siurana y el propio Museo, y de una duración de quince días, consiste en limpiar, catalogar y organizar el refugio con la clara intención de poder abrirlo al público a finales de año. Los jóvenes participantes dedican las mañanas a adentrarse en la historia de Tarragona y por la tarde conocen la ciudad realizando diversas actividades lúdicoformativas.

La Fundación Santa María de Siurana, entidad de educación en el tiempo libre del Arzobispado, comenzó en el año 2017 a impulsar campos de trabajo para jóvenes. El primero fue en la Espluga de Francolí con el objetivo de recuperar un camino rural y, dos años más tarde, este mes de julio, además del campo de trabajo en el refugio, se ha impulsado otro en Poboleda, en el Priorat, consistente en la recuperación de un camino real donde los jóvenes han tenido que desbrozar y limpiar la zona y realizar tareas de reconstrucción de muros y bancos de piedra.

Hallada una inscripción de 1937

En el transcurso de los trabajos ha aparecido en uno de los peldaños de la escalera del refugio antiaéreo de la Guerra Civil, una inscripción grabada en el cemento con la fecha de 28 de diciembre de 1937, momento en que debía terminar de construirse el refugio. Este testimonio escrito será estudiado e integrado en el discurso museográfico del refugio cuyo espacio aprovecha estructuras romanas y medievales y esto lo hace especialmente interesante a nivel patrimonial.

La recuperación del refugio forma parte de un proyecto museográfico que el Museo Bíblico lidera para poner en valor la Casa de los Concilios cuyo edificio contiene evidencias de los veinte siglos de la historia de la acrópolis de Tarragona. En la parte científica colabora el Instituto Catalán de Arqueología Clásica (ICAC) y recientemente el proyecto ha recibido una ayuda de 7.500 euros de la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología) del Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica . Los responsables del proyecto están muy satisfechos no tanto por la cantidad obtenida sino por el aval de calidad científica que representa.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies