Siguiendo el procedimiento establecido por el Código de Derecho Canónico (canon 401) un obispo diocesano al cumplir los setenta y cinco años de edad «se le ruega que presente la renuncia de su cargo al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias».

Según este protocolo, el arzobispo metropolitano de Tarragona, Mons. Jaume Pujol, al cumplir este viernes, día 8 de febrero, los setenta y cinco años de edad debe presentar su carta de renuncia poniendo a disposición del Santo Padre su cargo.

Previendo la proximidad de la edad de jubilación, muchas veces antes de la misma se inicia el proceso de provisión de la sede que quedará vacante. Corresponde a la Nunciatura Apostólica de cada país, encabezada por el Nuncio, iniciar una serie de contactos con los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense, algunos de los miembros de la Iglesia diocesana y también con la Conferencia Episcopal Española.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies