Este domingo día 29 de septiembre la parroquia de San José Obrero de Reus ha celebrado el acto de clausura del vigésimo quinto aniversario de la dedicación del templo parroquial.

La jornada se inició en la entrada del barrio, en el paseo Mas Abelló, donde se encontraba la primera capilla dependiente en aquella época de la iglesia Prioral de San Pedro Apóstol. En este lugar se inauguró un monolito conmemorativo donde se puede leer: «En este espacio se ubicó la capilla del barrio de San José Obrero, parroquia de San Pedro Apóstol, desde mediados de los años 60 hasta el 24 de septiembre de 1994, fecha en que fue erigida la actual demarcación parroquial y consagrado su templo, dedicado a San José Obrero ya la Virgen del Rosario». El acto contó con la asistencia del Sr. Arzobispo, Mons. Joan Planellas; el diácono encargado de la parroquia, Mn. Estanislau Figuerola; el prior-arcipreste de Reus, Mn. Joan Antoni Cedó; el superior de la Comunidad de los Hijos de la Sagrada Familia, P. Agustín Giménez y el alcalde de la ciudad, Sr. Carles Pellicer, entre otras autoridades y representantes de hermandades, cofradías, asociaciones e instituciones de Reus.

El Sr. Arzobispo, en su parlamento, recordando la frase pronunciada por el papa Pablo VI «La Iglesia a pesar de sus grandezas y miserias es experta en humanidad», explicó que este mensaje resume muy bien la labor social realizada a lo largo de estos veintidós años y la relación con las entidades sociales y el propio Ayuntamiento. En esta misma línea, el alcalde de Reus, agradeció toda la labor pastoral y social impulsada desde los inicios de esta parroquia y alentó a continuar «haciendo parroquia» que es sinónimo de cohesión y ayuda a los más necesitados.

«Lo que vale la pena es que nuestra propia vida sea un templo del Evangelio de Jesucristo»

Seguidamente, en la iglesia parroquial tuvo lugar la solemne eucaristía presidida por el Sr. Arzobispo. En la homilía, el arzobispo Juan resaltó que lo más importante, a partir de las lecturas y en relación a lo que ya había apuntado en el acto inicial, «es darnos cuenta de que no nos podemos quedar meramente con el aspecto exterior de los edificios sino que lo que realmente vale la pena es que nuestra propia vida sea un templo del Evangelio de Jesucristo. […] El aniversario de la dedicación de esta parroquia nos invita a reflexionar que los edificios externos tienen un valor por el hecho de que la comunidad cristiana celebra y explicita su fe». «[…] Es la casa del bautismo, de la eucaristía, del Espíritu Santo, el hogar de la fraternidad cristiana, la casa del perdón y de la reconciliación, de la alianza conyugal, del don del ministerio ordenado y del último adiós […] Es el Santuario de donde brota la gracia de los sacramentos», dijo.

Los cantos fueron sostenidos por los cantores parroquiales dirigidos por la Sra. Silvia Virgilio y acompañados al órgano por el Sr. Josep Enric Peris.

La celebración continuó con un reconocimiento a todas aquellas personas, entidades e instituciones que en su momento impulsaron y colaborar en la construcción del templo parroquial y un vermut popular ofrecido por la Hermandad de San José Obrero.

Galeria fotográfica »

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies