Las Cáritas diocesanas catalanas atendieron un total de 220.631 personas con una inversión de 43 millones de euros. Son datos de la Memoria de Cáritas Cataluña 2018 presentada este miércoles día 9 de octubre en rueda de prensa en Barcelona.

En el acto han intervenido el cardenal arzobispo Juan José Omella, responsable de la pastoral social de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET), y obispo delegado de la CET en Cáritas Cataluña; Francisco Roig, presidente de Cáritas Cataluña; Anna Roig, representante de la Comisión de Comunicación de Cáritas Cataluña y Conxa Marqués, representante de la Comisión de Acción Social de Cáritas Cataluña.

Francisco Roig, presidente de Cáritas Cataluña, ha puesto de manifiesto que, a pesar de la recuperación económica de los últimos años, son numerosos los indicadores y los informes que reflejan que nuestra sociedad está sufriendo una fractura de la cohesión social. La recuperación incrementa pero también las desigualdades entre las personas más ricas y las más pobres. Además, cuesta que mejore la situación económica y social de muchas familias, sobre todo para aquellas que se encuentran en situación de vulnerabilidad extrema.

Para el presidente de Cáritas Cataluña, «el reto que tenemos por delante como país es inmenso: la pobreza se cronifica y las desigualdades crecen, una situación que se ha convertido estructural y afecta a todos de una manera u otra». Roig ha incidido en que «las prestaciones básicas que conforman el sistema de protección social en Cataluña son insuficientes en cuantía y duración, y nos urge un despliegue de la Renta Garantizada de Ciudadanía que llegue a todas las personas que la necesitan y que sea compatible con otras ayudas ».

El perfil de los beneficiarios

Concha Marqués, representante de la Comisión de Acción Social de Cáritas Cataluña, expuso el perfil de las 220.631 personas beneficiarias. Según el tipo de convivencia, continúan siendo mayoritarias las familias con hijos, que representan el 49% de las personas atendidas, y donde hay un 16% de hogares monoparentales, por la elevada vulnerabilidad de este colectivo. Se destaca el aumento de personas solas, el 33% del total (más de diez puntos porcentuales que el año anterior).

«Según la tenencia de la vivienda de las personas atendidas cabe destacar como las formas de vivienda que no consideramos digno aumentan», ha dicho. Se ha incrementado la proporción de personas atendidas que viven de realquiler y ahora ya son el 21% del total (diez puntos por encima de la proporción del año anterior). Ha aumentado también la proporción de personas sin vivienda (hasta el 7%), las que están acogidas en casas de familiares o amigos (11%), las que están acogidas en entidades sociales (6%) y se mantiene la proporción de personas que viven en viviendas ocupadas (5%). En total, la mitad de las personas atendidas se encuentra en una vivienda que no se considera digno.

La mitad de las personas atendidas son adultas, una cuarta parte son menores y dentro de la otra cuarta parte la mayoría son jóvenes (19%), y el resto son personas de 65 o más años (el 6%). Desde Cáritas Cataluña se destaca el aumento de las personas atendidas provenientes de América del Sur y América Central, hasta representar el 30% del total, lo que refleja el incremento de las personas que tienen que huir de sus países de origen por situaciones de violencia. El 66% de las personas atendidas se encuentra en paro, reflejando la estrecha relación entre las situaciones de paro y la exclusión social. El 14% de las personas atendidas tienen un trabajo, que siempre es precaria y no las permite cubrir sus necesidades básicas.

Se consolida la exclusión social severa y la precariedad en Cataluña

En relación a los datos del Informe sobre Exclusión y desarrollo social en Cataluña 2018, presentado el pasado mes de julio, desde Cáritas Cataluña ha incidido en que hoy la exclusión social afecta 1,5 millones de personas en Cataluña, con el riesgo de que su situación acabe siendo crónica y con el gran proceso de acumulación de dificultades que sufren. Estas dificultades se relacionan, principalmente con la precarización del trabajo, la exclusión residencial, la salud y el aislamiento social.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies