Del 22 al 27 de enero se ha celebrado la 34 Jornada Mundial de la Juventud en Panamá con la participación de miles de jóvenes procedentes de 156 países.

Como actos centrales de la JMJ ha habido la ceremonia de bienvenida, el viacrucis, la vigilia de oración o la eucaristía de envío además de las catequesis y los actos propios de los días previos.

La vigilia de oración, el sábado día 26 de enero, fue presidida por el Papa Francisco donde pudieron asistir los obispos representantes de la Conferencia Episcopal Española que han participado en la JMJ, entre ellos Mons. Joan-Enric Vives, obispo-arzobispo de Urgell.

El Santo Padre recordó a los jóvenes como la salvación que Dios ofrece es una invitación a formar parte de una historia de amor que cambia radicalmente la vida. «Dios nos primereja en nuestra historia y quiere que le digamos ‘sí’». De esta forma, Dios sorprendió María, y la invitó a formar parte de esta historia de amor. María, dijo el Francisco a los jóvenes, no era una influencia, no salía a las «redes sociales», pero, sin quererlo ni buscarlo, se volvió la mujer más influyente de la historia.

La vegília siguió con testigos impactantes de jóvenes que narraron su fe en medio de sus vidas y al que el papa Francisco agradeció su testimonio. A continuación, tuvo lugar un momento intenso de adoración al Santísimo Sacramento.

El domingo, día 27 de enero, el Pontífice celebró la misa de envío para la Jornada Mundial de la Juventud en el Camp San Juan Pablo II-Metro Park con la presencia de más de 600.000 jóvenes. El papa Francisco dijo a los jóvenes que no son el futuro sino el ahora de Dios. «Él os convoca y os llama en sus comunidades y ciudades a ir en busca de los ancianos, de los grandes; a ponerse de pie junto a ellos y tomar la palabra, y poner en acto el sueño con que el Señor nos soñar». Francisco recordó el pasado Sínodo sobre «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional» con estas palabras: «Fue la riqueza de poder encontrarnos y, sobre todo, escucharnos. La riqueza de la escucha entre generaciones, la riqueza del intercambio y el valor de reconocer que nos necesitamos, que tenemos que esforzarnos en propiciar canales y espacios que nos permitan involucrarnos para soñar y trabajar por el mañana ya desde del hoy. Pero no aisladamente, sino juntos, creando un espacio en común». Al finalizar la celebración se anunció que la próxima JMJ será en el año 2022 en Lisboa (Portugal).

 

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies