El templo de la Catedral Metropolitana de Tarragona se llenó de fieles este lunes día 23 de septiembre, día de la fiesta mayor de Santa Tecla, para asistir con devoción a la misa pontifical. El Oficio presidido por el arzobispo Mons. Joan Planellas Barnosell fue concelebrado por el Cabildo de la Catedral, los rectores de las parroquias de la ciudad y de otros sacerdotes de la archidiócesis. También asistió el abad del Monasterio ortodoxo de Saint Nicolas de la Dalmarie de Francia. Entre las autoridades civiles y políticas se hicieron presentes el alcalde de la ciudad, Sr. Pau Ricomà acompañado de algunos miembros de la Corporación municipal.

La celebración se inició con la procesión de entrada, encabezada por el Sr. Arzobispo con la reliquia del brazo, desde la capilla de Santa Tecla hasta el presbiterio entonando el canto de entrada propio de la misa de ese día. El Coro y Orquesta de los Amigos de la Catedral sostuvieron los cantos de la celebración.

En la homilía, el arzobispo recordó que esta fiesta «nos remonta a una mujer santa del siglo I, cuando se estaban escribiendo y, al mismo tiempo, anunciando el Santo Evangelio. Por eso podemos decir que nuestra fiesta huele a Evangelio». Y añadió: «Nosotros, al igual que los apóstoles en el siglo I, conocemos la fuerza de nuestro mar latino. Sabemos de las dificultades que tuvo la fe cristiana que, atravesando el mar y las tormentas de la vida, se pudo asentar en nuestras tierras, regadas por la sangre de tantos mártires antiguos y actuales».

Las «tormentas» de nuestra sociedad

En relación a las «tormentas de la vida» el prelado quiso citar algunas de las muchas que nos asolan hoy en día como la división política por la falta de acuerdos; el drama de la inmigración que huye del hambre, de la guerra y de la extrema pobreza; la precariedad laboral de los jóvenes o el paro que afecta a tantas personas y la violencia contra las mujeres, los niños y los no nacidos. «Son estas, y muchas otras que podríamos añadir, las «plagas» que nos cuestionan como comunidad y que ponen en juego el valor de nuestro espíritu», expresó. Ante estas «tormentas» M. Arzobispo apuntó que «no hay otra salida mejor que la del Evangelio. «La salida se llama Jesucristo. Llene sus vidas de la joya del Evangelio», expresó.

La celebración, que fue retransmitida en directo por Tarragona Radio con la colaboración del Dr. Andreu Muñoz, director del Museo Bíblico Tarraconense, se cerró con la veneración de la reliquia del brazo de Santa Tecla y el canto de los Gozos.

Por la tarde hubo el rezo solemne de vísperas en la misma Catedral y la procesión por las calles de la parte alta de la ciudad encabezada por la reliquia del brazo de la patrona de la ciudad.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies