En relación a la Asociación de fieles llamada “Seminario del Pueblo de Dios” (SPD), erigida en Barcelona en 1977 y que fue extinguida canónicamente el 15 de abril de 2017 por el Cardenal Arzobispo de Barcelona, ​​comunicamos que algunos miembros de esta extinta Asociación están siendo investigados, en cuanto a sus opiniones doctrinales y su aplicación a la vida cristiana, por la Congregación para la Doctrina de la Fe, a través de un tribunal eclesiástico constituido en la diócesis de Vic.

Este tribunal ha decidido suspender de manera preventiva del ejercicio público del ministerio, pero no del ejercicio privado, a los clérigos investigados. La medida afecta clérigos de las diócesis de Barcelona, ​​Tarragona, Lleida, Urgell y Vic y cada diócesis lo está aplicando de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En este momento hay que esperar las decisiones que vaya tomando el tribunal canónico y preservar el derecho a la buena fama y a la presunción de inocencia de todos los implicados. Los obispados siempre han aplicado escrupulosamente lo establecido en la Santa Sede en estos casos. Si este proceso canónico llevara a descubrir indicios fundamentados de responsabilidad penal en el ámbito civil, inmediatamente serían puestos en conocimiento de las autoridades judiciales.

El Arzobispado de Barcelona suspendió la Asociación privada “Seminario del Pueblo de Dios” donde estaba erigida, en virtud de un decreto de 15 de abril de 2017, publicado en el Boletín Oficial del Arzobispado de Barcelona. Esta medida se tomó tras consultar la Congregación para la Doctrina de la Fe, así como los Obispos de las diócesis de Tarragona, Lleida, Urgell y Vic, y también Bilbao y Valledupar (Colombia), donde la Asociación estaba presente, después de un largo período de investigaciones y discernimiento, sopesando las circunstancias y el bien de la Iglesia, y pidiendo a Dios su ayuda en esta delicada decisión.

Les razones definitivas para la supresión de la Asociación SPD fueron estrictamente de orden teológico sin perjuicio de que pudieran existir otro tipo de causas que en su momento puedan dirimir los tribunales eclesiásticos. A pesar de los pasos positivos de la Asociación, finalmente los Obispos creyeron que no se daban garantías suficientes para la continuidad de la Asociación y que ésta no gozaba de la necesaria confianza de la Iglesia para llevar a cabo la enseñanza de la doctrina católica, que era uno de los objetivos principales de la Asociación según sus estatutos. Quedaba pendiente la continuación de una investigación canónica, encomendada por la Santa Sede a la diócesis de Vic, para averiguar si algún miembro de la Asociación hubiera incurrido personalmente en algún delito canónico.

Tarragona, 14 de abril de 2019

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies