Uno de los momentos más destacados de la jornada, celebrada este pasado sábado día 4 de mayo, fue la acogida de la cruz de Mosul (Irak).

Los adolescentes y jóvenes de la archidiócesis, convocados por la Delegación diocesana de pastoral de juventud, se reunieron en el Teatro Auditorio de Salou (TAS) para dar el pistoletazo de salida al encuentro diocesana de este año. El acto de bienvenida contó con los parlamentos de Mons. Jaume Pujol, administrador apostólico de la archidiócesis; de Mn. Josep Mateu, delegado diocesano de Juventud; de Mn. Santiago Soro, rector de la Parroquia de Santa María del Mar de Salou y del Sr. Pere Granados, alcalde de Salou. Los parlamentos fueron acompañados por la interpretación del himno «Tú estás conmigo» a cargo de Mn. Juan Águila y de unos juegos de bienvenida.

Seguidamente, los jóvenes participantes se dividieron por edades. En cada uno de los espacios a los jóvenes pudieron conocer y trabajar la vocación y el testimonio de santidad de un personaje diferente: un joven surfista, médico y seminarista, que murió en el mar, Guido Schaffer; una joven religiosa entregada a los más necesitados, Clare Crockett, y santo Óscar Romero.

Acogida de la cruz de Mosul

El momento más emotivo del Encuentro fue la entrada de la cruz de Mosul portada por los mismos jóvenes. La cruz, procedente de la iglesia siro-ortodoxa de San Simón de Bartella, en las afueras de Mosul (Irak), forma parte de un Viacrucis de pared y tiene claras marcas de haber sido quemada a causa de un incendio. El artista Beatriz de Colmenares, para realzar la, ha ornamentado una cruz de mayores dimensiones que contiene la cruz dañada. Gracias a la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada la cruz de Mosul estará en la archidiócesis durante todo este mes de mayo y será acogida por parroquias, escuelas y comunidades.

También se contó con el testimonio de un joven cristiano de Irak que, junto con su hermano, ha tenido que irse de su casa debido a su fe.

A continuación, en procesión, acompañados de palmas y música, los jóvenes se dirigieron a la iglesia parroquial de Santa María del Mar de Salou donde se celebró la eucaristía.

«Queridos jóvenes», dijo Mons. Pujol en la homilía, «debe ser obra del Espíritu Santo haber comenzado mi episcopado con jóvenes y que, hoy, un día tan significativo para vosotros como es este encuentro sea para mí el final de mi episcopado. Empecé con vosotros y acabo con vosotros. Sois un don para la Iglesia, sueldo la alegría, la llama viva e inquieta, nuestro futuro. Gracias por acompañarme aquel primer día, gracias por acompañarme hoy y para dejaros acompañar ».

La celebración se cerró venerando la cruz de Mosul seguida de la cena y el concierto a cargo a cargo de DJ Nira.

El año que viene la Encuentro diocesano de jóvenes se celebrará en Valls.

Galeria fotográfica »

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies