Con motivo de la solemnidad de la Anunciación de este 25 de marzo, a nueve meses para la celebración de la Navidad, la parroquia de Santa María de Montblanc hizo un llamamiento a todos sus feligreses, iniciativa a la que también se unieron varias parroquias de la archidiócesis. Se trataba de un sencillo gesto pero cargado de simbolismo: encender en la ventana de casa una vela para la esperanza frente a la oscuridad presente.

«La esperanza es un motor de cambio positivo que nos hace salir adelante ante situaciones de miedo que nos paralizan. No nos podemos permitir, en estos momentos de dolor, de incertidumbre y de desorientación, perder la esperanza», explicaba en un vídeo el rector de Montblanc, Mn. Simón Gras.

La parroquia de Montblanc se inspiró en la tradicional Fiesta de las Luces, la Fête des Lumières, que se celebra en Lyon cada día 8 de diciembre. La tradición cuenta que en la Edad Media, superada la peste, Lyon hizo un voto de pueblo: prometieron rendir homenaje a la Virgen cada año. Hacia el siglo XIX prepararon un gran castillo de fuegos de momento en que se tenía que inaugurar un espacio dedicado a esta devoción. Pero ese día cayó una gran tormenta. Y fue entonces cuando, de forma espontánea, los vecinos que no podían ir en procesión hasta el santuario, pusieron una vela en la ventana.

 

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies