En la proximidad de la fiesta de la Virgen de la Merced, abogada de los privados de libertad, el Sr. Arzobispo visitó, por primera vez, el pasado domingo día 22 de septiembre, los internos que residen en el Centro penitenciario Mas d’Enric, en el término municipal de El Catllar.

Además de saludar a algunos internos y visitar algunas dependencias del Centro penitenciario presidió la eucaristía que fue concelebrada por Mn. Agustín Ayats, capellán de la prisión. También contó con la participación de los diáconos Mn. José Manuel González, de la archidiócesis, y de Mn. Josep M. Folch, del obispado de Tortosa. Entre el cerca de un centenar de personas asistentes estaban los voluntarios que frecuentemente visitan los internos, funcionarios y personal del Centro que quisieron acompañarles en esta fiesta tan significativa.

En la homilía, comentando el evangelio del domingo veintidós cinco durante el año, les habló de la relación con el dinero y las riquezas subrayando que a pesar de ser una necesidad vital «tiene otra peculiaridad evidente, la de ‘cegar el corazón », dijo. El Sr. Arzobispo les alertó de que cuando el dinero se convierte en un fin, la vida se convierte mezquina y pobre.

Al finalizar la celebración uno de los internos, en nombre de todos y en agradecimiento a su visita, entregó al arzobispo Juan un recuerdo hecho de cerámica.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies